Restaurante 30 comensales

Cocina de carta

Si algo destaca de esta instalación es lo intrincado del local, un local con muy poca altura y con zapatas perimetrales que dificultan la situación de las mesas de trabajo.

Aun así, adaptándonos a esas formas tan raras se ha conseguido una instalación muy acorde con las necesidades de este restaurante. Un bloque de cocina mural de una serie media en el que tenemos de todo en muy poco espacio, fuegos, freidora, fry-top, horno mixto y muy importante, cajones refrigerados justo debajo. Este tipo de opción es muy buena tanto por comodidad como por aprovechamiento de espacios. Las partes bajas de las cocinas suelen ser zonas de almacenamiento neutro de utensilios, en las que no se aprovecha muy bien el espacio.

Mesas de trabajo soldadas in-situ en el local, se puede ver una mesa de trabajo conectada junto con una mesa de lavado. O una superficie de elaboración encajada entre dos pilares adaptada a todas y cada una de sus formas.

Los armarios refrigerados también se han adaptado a la poca altura del local transformando las unidades de frío para hacerlas más bajas y poder aprovecharlas.